Descubre Su Número De Ángel

Las formas más comunes en las que podrías estar autosaboteándote en las relaciones

Cuando se trata de relaciones, a menudo nos consideramos víctimas. Culpamos a nuestras parejas por no ser quienes queremos que sean, o por no hacer lo que queremos que hagan. Pero la verdad es que a menudo somos nuestro peor enemigo cuando se trata de relaciones. Estas son algunas de las formas más comunes en que nos saboteamos a nosotros mismos en las relaciones: 1. Tratamos de controlar a nuestros socios. Queremos que nuestros socios se comporten de cierta manera y cumplan con nuestras expectativas. Cuando no lo hacen, tratamos de controlarlos con ultimátum, amenazas o manipulación. Esto solo crea resentimiento y distancia en la relación. 2. Le tenemos miedo a la intimidad. La intimidad requiere vulnerabilidad y apertura. Pero si tenemos miedo de ser lastimados o rechazados, mantendremos emocionalmente a nuestra pareja a distancia. Esto nos impide experimentar la cercanía y conexión que deseamos. 3. Dependemos demasiado de la aprobación de nuestra pareja. Si basamos nuestra autoestima en si nuestra pareja nos aprueba o no, será difícil sentirnos bien con nosotros mismos en la relación. Estaremos constantemente buscando validación y nos molestaremos fácilmente cuando


El autosabotaje es básicamente destruir lo que tienes a pesar de que tal vez sea algo bueno. Puedes hacerlo solo o dentro de una relación, y si estás haciendo estas cosas, definitivamente eres culpable de este comportamiento.

No duermes bien.

Esto puede parecer que no es relevante, pero el sueño es muy importante. Si no está durmiendo lo suficiente, seguramente será un gruñón irritable. Debido a esto, puedes desquitarte con tu pareja o ver a través de la lente cansada negativa y pensar que está haciendo algo mal. No hay forma de que la falta de sueño funcione bien para ti al final.

No practicas el autocuidado.

Tal vez no creas que eres lo suficientemente importante o simplemente no eres consciente de la falta de cuidado personal en tu vida. De todos modos, no estás reservando tiempo para cuidarte. No estás haciendo cosas buenas por ti mismo y no te estás tratando con cuidado. Naturalmente, esto se contagia en su relación porque no están en la mejor forma emocional. es dificil para ti presentarse auténticamente .

Eres un perfeccionista.

Tienes expectativas increíblemente altas de ti y de tu pareja debido a tu perfeccionismo. Tienes una idea de cómo deberían ser las cosas y cuando las cosas se quedan cortas (lo que sucede regularmente), te decepcionas. Sus expectativas están por las nubes y, dado que su pareja es solo otro ser humano, rara vez puede cumplirlas.


Dejas que la paranoia se apodere de ti.

Piensas en todas las cosas posibles que podrían salir mal y luego comienzas a preguntarte cuáles de ellas están sucediendo en este mismo momento. Estás paranoico de que tu tu pareja te esta engañando y en el proceso de lidiar con esta locura, en realidad alejas a tu pareja. Dejas que esas voces irracionales se metan en tu cabeza y arruinan todo.

Te tomas muchas cosas personalmente.

Especialmente cuando envía mensajes de texto, siente que su pareja está diciendo algo para lastimarlo o enojarlo. Asumes que muchas cosas son personales, como el estado de ánimo de tu pareja. Incluso llegas a asumir que si tu pareja pasa tiempo con sus amigos significa que no quiere pasar tiempo contigo. Saltar a estas conclusiones los está haciendo infelices a ambos.


>